• Curiosidades

    Microscópicos

    De chica tenía una fascinación por los copos de nieve, había leído en uno de mis libros favoritos que no existían en el mundo dos copos de nieve iguales, y como no conocí la nieve hasta que fui una persona “mayor”, siempre me pregunté cómo se verían estos copos, e incluso cómo se sentiría tocarlos, o tocar la nieve (viviendo en Buenos Aires el tener nieve es un hecho que se puede dar una vez cada 80 años). Lo que nunca había tenido en cuenta es que esas imágenes que yo veía en los libros y que después encontraba en Internet, eran vistas microscópicas de los copos de nieve, algo…